Miércoles, 26 de Julio de 2017 | 12:42 pm

Sacrificó su carrera en el fútbol para salvarle la vida a su sobrino de 9 meses

Delantero argentino decidió realizarse la cirugía para ayudar al hijo de su hermana y evitar un desenlace fatal

Sacrificó su carrera en el fútbol para salvarle la vida a su sobrino de 9 meses
Sacrificó su carrera en el fútbol para salvarle la vida a su sobrino de 9 meses

Hace años que el fútbol se transformó en un negocio. Dentro de la actividad se facturan miles de millones de dólares. En época de transferencias, la danza de nombres va acompañada de cuantiosas ofertas para las estrellas de todas las partes del mundo. Jugadores como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar aglutinan las miradas del planeta entero cada vez que tocan un balón.

Lejos de las estrellas y los 'flashes', en Latinoamérica existen muchos futbolistas que luchan por surgir. Futbolistas anónimos que trabajan día a día para llevar el sustento al hogar con la esperanza de obtener algún cupo en Primera División. El objetivo es lograr las ansiadas mejoras económicas que permitan elevar la situación de sus seres queridos. Uno de aquellos tantos jugadores es Alejandro Benítez. El delantero del Central Larroque de Argentina seguramente se ilusionaba con algún día vestir la camiseta de un cuadro profesional, sin embargo ya no podrá cumplir su sueño por una hermosa razón. Según cuenta La Guía del Varón, Benítez decidió abandonar el fútbol tras donar el hígado a su pequeño sobrino Milo para salvarlo de la muerte.

Desde su nacimiento, el pequeño Milo tuvo complicaciones que fueron tratadas inmediatamente sin conseguir eliminar una obstrucción biliar. Luego de extenuantes exámenes y tratamientos fallidos, el trasplante apareció como la mejor opción. Lamentablemente su madre había sufrido un problema al corazón, por lo que el único candidato compatible era Alejandro: "cuando me lo dijeron no lo dudé. Tenía claro que debía abandonar el fútbol, pero no me importó. Es más, jamás me voy a arrepentir de lo que hice", señaló el exfutbolista.

Las cirugías fueron largas y agotadoras. El exgoleador pasó siete horas en el quirófano, mientras que el pequeño Milo estuvo 12. De todas formas el sacrificio valió la pena y todo salió bien para el niño. Por si no fuera poco, Alejandro recibió una excelente noticia de su esposa: "sí, ella está embarazada. Estamos muy contentos, muy ilusionados. ¿Qué vamos a tener? Aún no lo sabemos, ojalá que en la próxima ecografía se deje ver", señaló.

¿Qué te parece la emotiva historia? Cuéntanos en los comentarios. Fotos: Alejandro Benítez - Facebook

pixel

Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios