Ocho miembros de la policía fueron puesto en manos de la justicia