martes 03 de noviembre 2020

Quique Setién habló de lo difícil que es dirigir a Messi y lo comparó con Michael Jordan

"Hay jugadores que no son fáciles de gestionar", dijo el ex entrenador del Barcelona que fue despedido tras la caída ante el Bayern Munich

A mediados de agosto Quique Setién fue sustituido como DT del FC Barcelona por el holandés Ronald Koeman. Tras su partida, el entrenador español no entregó ninguna declaración y se marchó en silencio.

Tras algunos meses de estar alejado de las cámaras, Setién habló con el diario El País y reveló algunos detalles de su gestión en el Camp Nou. "Hay jugadores que no son fáciles de gestionar, entre ellos Messi", disparó.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Peloteros️️ TV (@peloterostv) el 16 de Ago de 2020 a las 2:46 PDT

Aunque reconoce que el argentino es "el mejor de todos los tiempos", admite que no es un jugador fácil de llevar, al igual que otros integrantes del plantel. "Es verdad que hay jugadores que no son fáciles de gestionar. Entre ellos Leo (Messi), es verdad. También hay que tener en cuenta que es el mejor futbolista de todos los tiempos. ¡Y quién soy yo para cambiarle! ¿Si allí le han aceptado durante años cómo es y no le han cambiado?", señaló.

Setién señaló que algunos jugadores, como es el caso de Messi, tienen otra faceta que no es la de jugador "y es más complicada de gestionar. Mucho más".

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por (@blaugranaplanet) el 2 de Nov de 2020 a las 3:46 PST

"Algo inherente a muchos deportistas como se ve en el documental de Michael Jordan (The Last Dance). Ves cosas que no te esperas", señala el entrenador español. "Hay millones de personas que piensan que Messi, o cualquier otro jugador, es más importante que el club y que el entrenador.

Este jugador, como otros a su alrededor, han vivido durante 14 años ganando títulos, ganándolo todo", señala. Setién admite que trabajar en el Barcelona no fue fácil e incluso reconoce que durante ese tiempo no fue él mismo.

"Cuando firmas por un club de una dimensión como el Barça ya sabes que las cosas no van a ser fáciles a pesar de tener los mejores jugadores del mundo. La realidad es que yo no he podido ser yo, ni he hecho lo que tenía que hacer", admite.

Además, la caída ante el Bayern Munich por 2-8 en los cuartos de final de la Champions League es una derrota que hace que "pasas a la historia del Barça". "Quedas tremendamente dañado, pasas a la historia del Barça con esa derrota. Asumo mi porcentaje de culpa. Algún día igual escribo sobre esto. Tras echarme me enteré de que la decisión ya estaba tomada antes del 2-8. Me enteré de todo", desvela.

Fotos: Shutterstock

Cerrar