viernes 19 de febrero 2021

Una perrita hereda cinco millones de dólares y su cuidadora no sabe en qué gastarlos

Su dueño dejó una herencia para que una vecina cuidara de su mascota el resto de sus días, aunque hay una cláusula que no permite hacer gastos excesivos.

Lulu, es una preciosa perrita Border Collie de 8 años de edad que ha pasado toda su vida feliz junto a su dueño, Bill Dorris, en Nashville, Estados Unidos.. Sin embargo, a finales del pasado año, el hombre murió a los 84 años de edad, y la mascota se quedara al cuidado de Martha Burton, su vecina y la persona encargada de cuidar del animal cuando su amo no podía atenderla.

La sorpresa ha surgido cuando se ha conocido el testamento de Bill. El hombre había sido un empresario de éxito y acumuló una pequeña fortuna a lo largo de su vida. Sin embargo, nunca se casó ni tuvo familia, por lo que a la hora de hacer testamento, decidió que parte de su dinero fuera a parar al amor de su vida: su perra Lulu.

Al igual que hacía cuando el dueño del perro se lo pedía, Martha se encarga de cuidar ahora de Lulu. Tal y como ha explicado a News Channel 5, «es una perra muy buena. Su dueño Bill la quería mucho y siempre me la dejaba a mí cuando no podía cuidarla por alguna razón».

El testamento dice textualmente que «5 millones de dólares serán transferidos a un fideicomiso que se formará tras mi muerte para el cuidado de mi Border Collie Lulu. Este fideicomiso es para satisfacer todas las necesidades de Lulu. El perro permanecerá en posesión de Martha Burton». Pero, ¿cuánto dinero tenía Bill Dorris? Sus amigos aseguran que había creado un auténtico imperio económico de millones de dólares.

Ahora, un tesorero se encargará de fiscalizar el fideicomiso y entregará a Martha todo el dinero necesario para pagar los gastos de Lulu, aunque especifica «gastos mensuales razonables». Tiene claro que no se comprará un comedero de oro ni nada parecido, pero seguro que le sobrará dinero para alimentar y cuidar de Lulu hasta el día en el que decida reencontrarse con su querido Bill en su próxima vida.

Foto: Facebook.

Cerrar